Santa María Magdalena Atlitic, Barrio Mágico Turístico

Estamos ante una comunidad de horizonte serrano, que se ubica en el suroeste de la Ciudad de México, precisamente en el punto en donde se entreveran el Ajusco y la Sierra de las Cruces. Las fuentes prehispánicas que expone y su heredad colonial lo relacionan con poblaciones cercanas como San Nicolás Totolapan, San Bernabé Ocotepec y San Jerónimo Aculco,  mismos que se fragmentaron hasta  sumarse como zonas de la delegación Magdalena Contreras.

En otros tiempos Santa María Magdalena Atlitic estaba integrado a Coyoacán, dominio de la cultura tepaneca y posteriormente azteca. Luego de la Conquista, los españoles decidieron fundar en ese sitio Santa María Magdalena y en el siglo XVI construyeron una ermita, que con el tiempo se transformó en el actual templo. Jerónimo Batán colocó en este sitio una máquina para la producción de paños de lana. La comunidad prosiguió esta tendencia económica productiva, puesto que pronto aparecieron varias fábricas, principalmente textiles, en este lugar.

En 1897, debido a la gran cantidad de agua que había en Santa María Magdalena Atlitic, por los ríos Eslava y magdalena, se levantaron plantas eléctricas a manera de escala, los famosos dínamos, capaces de generar la energía que utilizaban las fábricas de la región. En nuestros días, este paraje, conocido como el Parque y Corredor Ecoturístico Los Dinamos, se ha transformado en un relevante destino de fin de semana, para los habitantes de la Ciudad de México.

Qué visitar en Santa María Magdalena Atlitic

Lo que más sobresale de este Barrio Mágico Turístico es su agradable ambiente, el cual exhibe mucha de esta magia singular de las comunidades típicas mexicanas. Es recomendable visitar el Templo de María Magdalena, construido en el siglo XVIII, en especial por su atrio de piedra, rebosante de árboles y la fuente que allí aparece, con una representación de San Miguel Arcángel. La fachada de esta iglesia está adornada con ajaracas de estilo mudéjar, el interior del edificio es confortable y los arcos que soportan su alto techo están construidos con piedra.

Cerca de esta construcción sacra tenemos al Mercado Turístico, sitio en donde se pueden hallar los más diferentes productos, como productos de tlapalería, helados y crema. En el lugar también existen fonas muy recomendables en donde sirven platillos como carnitas, chicharrón y barbacoa. Posteriormente, es  aconsejable dar un paseo por la calle de Emilio Carranza, en donde se encuentran atractivos fraccionamientos y además se pueden observar los numerosos árboles de esta región de la Ciudad de México.

No muy lejos de esta zona tenemos a la antigua Estación de Ferrocarril de Cuernavaca. Se trata de un excelente espacio para la diversión infantil, con juegos, bancas, jardines, glorietas y un pintoresco quisco donde los fines de semana se toca música en vivo.

También destaca en tal lugar un gran mural titulado “El viaje del siglo XX”, cuya autoría corresponde a Ariosto Otero y en donde se nos presenta a la célebre locomotora 501, llevando a grandes figuras de la época de oro del cine como Resortes, Tin-Tan y Lilia Prado.

Cómo llegar a Santa María Magdalena Atlitic

Partiendo desde el centro de la Ciudad de México, se llega a este Barrio Mágico Turístico por medio de San Jerónimo, Periférico e  Insurgentes Sur. También se recomienda tomar la línea 1 del metrobús y al llegar a la estación Perisur, entonces tomar un taxi.

Información relevante acerca de Santa María Magdalena Atlitic

También se puede avanzar por Los Pollitos hasta arribar al Camino Real de Contreras y el Foro Cultural. Todo ello se encuentra en un entorno arbolado y propicio para el romance. El recinto cultural comentado tiene auditorio, biblioteca, galería de arte y varios servicios más.

Actividades a realizar en Santa María Magdalena Atlitic

Es importante recomendar uno de los pulmones ecológicos de la Capital Mexicana cercano a este Barrio Mágico. Se trata del Parque Los Dinamos, en donde aparece el río Magdalena en su trayectoria de 12 kilómetros a través de zonas boscosas y parajes montañosos. Se trata de un santuario natural muy disfrutable para quienes gusten del ecoturismo y el excursionismo. Además, allí se pueden saborear truchas frescas y deliciosos antojitos mexicanos, así como también exquisito pulque. Los Dinamos también es un sitio espléndido para cabalgar, escalar en roca, saltar en tirolesa y practicar el senderismo y el ciclismo.

{{Ubicación de Santa María Magdalena Atlitic, Barrio Mágico Turístico}}

Coyoacán, Barrio Mágico Turístico

La palabra náhuatl “coyoacán”, significa “lugar de coyotes”. En los tiempos prehispánicos, este sitio era el hogar de muchos de estos animales, justamente en las cuevas del vasto paraje denominado como El Pedregal. La Villa de Coyoacán, fue fundada por los conquistadores españoles en 1521, justo en donde antes se levantara un importante señorío de los tepanecas, tres siglos atrás. Mucho tiempo después, en 1934, el centro de Coyoacán es declarado como Zona Típica y Tradicional, valía que es reforzada por la UNESCO en 1990, cuando declara a este Barrio Mágico Turístico, como Zona de Monumentos Históricos. Como quiera que sea, si hay algo que caracteriza a este barrio capitalino, es su enorme riqueza histórica y cultural, además de su relevante oferta de servicios. Un ejemplo de ello lo tenemos en su centro histórico, el cual ostenta elegantes inmuebles, edificios sacros plazas hermosas, jardines, y una popular plaza comercial. Que visitar en el Barrio de Coyoacán Coyoacán es una de las áreas de la Ciudad de México en donde más se hace patente la heredad colonial que tiene la urbe capitalina. Y es que, de ser solo un pueblo más ubicado en la periferia de la ciudad, actualmente se halla integrado por completo a la misma, pero sigue preservando todavía su ambiente tradicional, su mexicanidad inherente. Lo anterior, aunado a sus encantadoras plazas, casonas y calles, ha sido cautivador para muchos artistas y literatos, que han hecho de este Barrio Mágico Turístico su lugar se residencia. De allí que en general, Coyoacán desprenda un permanente aire de intelectualidad que se agradece y se disfruta. Los orígenes de Coyoacán se remontan a los días prehispánicos, puesto que allí se levantaba una población indígena ubicada a las orillas de uno de los lagos que por aquel entonces cubrían la mayor parte del Valle de México. No obstante, el lugar cobró mayor importancia poco después de la Conquista, puesto que, durante el tiempo que tomó la reconstrucción de lo que hoy es el Centro Histórico de la ciudad, la capital de la Nueva España, de manera interina, fue establecida en Coyoacán. Con el transcurso del tiempo, Coyoacán se convirtió en un sitio de descanso, en especial durante los fines de semana, para las familias más adineradas de la capital. No fue sino hasta el siglo XX, cuando este sitio dejó de ser una comunidad rural, para integrarse de lleno a la dinámica de la Ciudad de México. Paulatinamente ha devenido uno de los barrios más tradicionales de la capital mexicana. Hoy en día, recorrer Coyoacán es una verdadera delicia, puesto que, al transitar por calles como Francisco Sosa, se puede percibir el plácido ambiente que aún caracteriza a esta zona de la ciudad, con sus construcciones pintadas de alegres tonos, sus cafés en donde se charla acerca de arte o de poesía, sus varios centros culturales, abiertos para todo el público y todos los detalles que hacen de este mágico barrio una alternativa insuperable para un paseo de fin de semana. Cómo llegar a Coyoacán Las vías de acceso más importantes a Coyoacán son la Avenida Universidad, Avenida México, Avenida Insurgentes, el Circuito Interior de Ciudad Universitaria y el Canal de Miramontes. En lo tocante al transporte público recomendado, tenemos a las líneas 2, 3 y 7 del metro, la línea 1 del metrobús y el tren ligero, entre algunas opciones más. Información acerca del Barrio de Coyoacán Uno de los sitios más recomendables para conocer en el marco de un recorrido por Coyoacán, es la Parroquia de San Juan Bautista. Fue construida en 1528 y con ello fue de las primeras que aparecieron en la Nueva España. Tiene una fachada sencilla y sobria trabajada en cantera, un soberbio campanario de cuatro cuerpos y una fuerte torre octagonal. Actividades a realizar en el Barrio de Coyoacán  De entre tanto que tiene para ofrecer Coyoacán, recomendamos visitar la Casa del Indio Fernández. Se ubica detrás de un muro de roca volcánica en una de las calles menos transitadas de este barrio mágico. Por muchos motivos es una de las construcciones del siglo XX más interesantes de toda la Ciudad de México. Allí, los visitantes pueden observar una vasta colección de fotografías del cine de la época de oro en México y muchos otros objetos relacionados con la vida del cineasta y actor Emilio Indio Fernández. {{Ubicación de Coyoacán, Barrio Mágico Turístico}}

Villa de Guadalupe, Barrio Mágico Turístico

De los centros religiosos que reciben más visitas en todo el orbe, destaca la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, por ser el objetivo del peregrinaje de 20 millones de personas al año, atraídas por la devoción y por la fe. La Villa, además de ser uno de los Barrios Mágicos Turísticos más populares, destaca por ser un lugar donde se percibe hondamente la tradición religiosa de nuestro país. Durante los más de 7 siglos que han pasado desde la fundación de Tenochtitlan, hasta el momento actual, el Cerro del Tepeyac se ha proyectado como un importante sitio orientado al fervor religioso. Allí justamente se levantó el templo de la Diosa de la Tierra, Nuestra Madre Tonantzin, con la potestad sobre el nacimiento y el fenecer y consorte de Totahtzin Nuestro Padre. Ambas deidades perfilaban a Ometeotl, el Dios Dual, a quien le correspondió la creación del cosmos en la mitología de los antiguos mesoamericanos. De hecho esta pareja era pensada por los indígenas prehispánicos, como los padres de los demás dioses, incluidos, Tezcatlipoca y Quetzalcóatl. La festividad más relevante del Barrio de La Villa, es el 12 de diciembre, la Fiesta de la Virgen de Guadalupe, a quien nombran amorosamente los devotos como la Morenita del Tepeyac. En tal fecha, la Basílica de Guadalupe se engalana para ser escenario de uno de los festejos más emocionantes relacionados con la fe y en la que participan, cerca de 7 millones de creyentes. No hay que olvidar que la Basílica de Guadalupe, en el Barrio de La Villa, es el segundo santuario católico con mayor número de visitantes en el mundo. Qué visitar en el Barrio de Villa de Guadalupe Recomendamos visitar la Plaza Mariana, localizada justo enfrente de la Nueva Basílica Guadalupana. Se tiene proyectado adicionarle un museo, una zona comercial y varios estacionamientos. Igual de imperdible es la Antigua Basílica de Guadalupe, diseñada por Pedro de Arrieta y concluida en 1709. Bello edificio religioso del siglo XVIII, fue construido con el objetivo de ser un espacio para la veneración de la Virgen Guadalupana. Alcanzó la categoría de basílica en 1904, no obstante, para mediados del siglo XX, la construcción mostraba ya tal daño estructural que tuvo que ser cerrado y por ello se decidió a la construcción de un templo más moderno y de mayores dimensiones. En 1979 las autoridades eclesiásticas, asesoradas por el INAH, comenzaron los trabajos de restauración de la Antigua Basílica. Ahora es tiempo de recomendar a la Nueva Basílica de Guadalupe. Es el más importante recinto de veneración católica en el continente americano y uno de los que reciben más fieles en el planeta. Es una creación del famoso arquitecto Pedro Ramírez Vazquez. Este magno proyecto dio inicio en 1974, con una estructura de planta circular, con techo de láminas de cobre y una capacidad para 10 mil asistentes. También relevantes de visitar en el Barrio de La Villa, son el Convento y Capilla de las Capuchinas y el Museo de la Basílica de Guadalupe. Cómo llegar al Barrio de Villa de Guadalupe Para llegar al Barrio de la Villa se recomienda utilizar las siguientes vías de acceso: la Calzada de Guadalupe, la Avenida Insurgentes Norte, el Eje 1 Oriente y la Avenida Centenario. Por lo que se refiere al transporte público, se puede usar las líneas 3,4 y 6 del metro, y la línea 3 del metrobús. Información relevante acerca de Villa de Guadalupe El Museo de la Basílica de Guadalupe cuenta con una colección mayor a las mil quinientas piezas. Este acervo artístico guadalupano es sumamente valioso, puesto que incluye numerosas pinturas y obras artísticas relacionados con el fervor guadalupano. Como dato adicional, se sabe que las primeras representaciones de la Virgen del Tepeyac, datan de los comienzos del siglo XVII. Actividades a realizar en Villa de Guadalupe Otros lugares de gran interés en el Barrio Mágico Turístico de La Villa, son: la Capilla del Pocito, el Cementerio del Tepeyac, la Capilla del Cerrito, el Jardín de las Rosas, la Parroquia de Indios, y el Museo de los Ferrocarrileros. Este último resulta por demás interesante. La estación de ferrocarriles de la Villa fue edificada en 1907 en un terreno que estaba integrado a la Hacienda de Santa Ana de Aragón. {{Ubicación de Villa de Guadalupe, Barrio Mágico Turístico}}

San Agustín de las Cuevas, Barrio Mágico Turístico

Ciertos de sus pobladores, los más antiguos, nombran al Barrio Mágico de San Agustín de las Cuevas, en la delegación Tlalpan, como el pequeño Vaticano. La razón de ello, es que en esta zona de la Ciudad de México se construyeron diversos seminarios, conventos, sanatorios, hospitales y la Universidad Pontificia. Quien visita este lugar, encuentra grandes predios, en donde antes aparecieran las huertas que en otros tiempos definieran a Tlalpan, típica comunidad en las faldas del Ajusco. El significado de Tlalpan es “tierra firme” y sus más lejanos antecedentes históricos se daban del periodo entre 1500-1200 a.C. Por aquel entonces, un grupo de aldeanos resolvió habitar  las partes bajas del Cerro del Ajusco y edificar la ciudad de Cuicuilco. Mucho después, en el período virreinal, la zona de Tlalpan tenía como cabecera la comunidad de San Agustín de las Cuevas, nombre derivado del Santo a quien le fuera dedicado el templo más importante del lugar. La referencia a “las Cuevas”, procede de la erupción que presentó el volcán Xitle, el cual ocasionó varias cavidades en esa zona de la capital. Tlalpan se ha hecho presente en diferentes momentos históricos relevantes. Uno de ellos es cuando José María Morelos y Pavón estuvo cautivo en Tlalpan en 1815, en su camino al paredón, en Ecatepec. Años más tarde, en 1827, Tlalpan fue declarada la capital del Estado de México y durante el período de 1828 a 1830 allí se estableció la Casa de Moneda. Tlalpan se inscribió por completo en la modernidad en 1869, luego de que aparecieran los primeros trenes de vapor. Además la primera llamada telefónica que se realizó en la capital mexicana, tuvo lugar en una posta telegráfica de la calle de Madero, y el tranvía eléctrico, cuya inauguración tuvo lugar en 1900, realizaba su recorrido del zócalo a Tlalpan en poco menos de una hora. Finalmente, es destacable que por su cercanía con el estado de Morelos, Tlalpan y otros pueblos cercanos se integraron a la Revolución de 1910. Que visitar en San Agustín de las Cuevas Definitivamente, la Plaza de la Constitución es el corazón de San Agustín de las Cuevas. El jardín y quiosco de cónica techumbre, fueron construidos en 1872, aunque las bancas de estilo tradicional fueron costeadas por los vecinos del barrio en 1934. En una de las esquinas de la Plaza de la Constitución aparece el árbol de los ahorcados, sitio en donde fueron colgados algunos de los talpenses que se opusieron al imperio de Maximiliano de Habsburgo. No lejos de la plaza, se encuentra el Parque Juana de Asbaje, instalado en 1999 en donde antes se levantara el Sanatorio Psiquiátrico Floresta. En su  gran pórtico sobresalen valiosos murales que nos ofrecen interesantes datos sobre la historia de Tlalpan. Por lo cual es importante observarlos con el tiempo necesario. Detrás del Palacio Municipal se encuentra el Mercado La Paza el cual tiene más de un siglo de existencia. Sus fachadas de tabique rojizo. Fue construido con los aportes de tres poblaciones distintas: San Andrés Totoltepec, Tlalpan y ciertas comunidades del Ajusco. El primero aportó cantera gris, el segundo, el tabique y las terceras, la madera. Otros dos atractivos de San Agustín de las Cuevas son El Templo y Convento de San Agustín, erigidos por los religiosos franciscanos en la segunda parte del siglo XVI y la Capilla de la Virgen del Rosario, la cual sobresale por su bello retablo de estilo barroco plateresco. La sacristía también es atractiva por sus ventanas, lavamanos de talavera viguería y un gran lienzo en donde se representa a la Sagrada Familia. Cómo llegar a San Agustín de las Cuevas. Los principales vías de acceso a este Barrio Mágico Turístico de la delegación Tlalpan son el periférico, la Autopista México-Cuernavaca, la Calzada de Tlalpan, la vía Picacho-Ajusco y Viaducto Tlalpan. Por lo que se refiere al transporte público disponible, recomendamos la Línea 1 del Metro bus, la ruta 1 del Microbús desde Izazaga al Centro de Tlalpan o bien, tomar el tren ligero hasta la estación Estadio Azteca y después un taxi. Información relevante acerca de San Agustín de las Cuevas Uno de los eventos sociales más memorables de este sitio fue el casamie4nto de María Félix y Jorge Negrete-boda que por aquellos años, en 1952, fue calificada como la “boda del siglo”- y que tuvo lugar en la Finca de Capiotato, localizada en la esquina de Allende y Matamoros. Este acontecimiento congregó a importantes personalidades de la farándula del momento, como Antonio Badú, Pedro Armendáriz, Tito Guisar y Emilio el Indio Fernández entre varios más. Actividades a realizar en San Agustín de las Cuevas No quedan muchos comercios tradicionales en San Agustín de la Cuevas. De entre los imperdibles, conviene mencionar a la cantina La Jalisciense y el restaurante Quinta Ramón, ubicado en una señorial y antigua construcción. Interesante también es una farmacia que se encuentra en las calles de Triunfo de la Libertad y Congreso, ya que parecería haberse quedado petrificada en el tiempo. Finalmente,  es preciso conocer una parte del Casco de la Antigua Hacienda de Tlalpan, mismo que actualmente sirve como restaurante. {{Ubicación de San Agustín de las Cuevas, Barrio Mágico Turístico}}

Iztacalco, Barrio Mágico Turístico

Con mayor antigüedad que la gran Tenochtitlán, la comunidad de Iztacalco, cuya fundación se dio en 1309, durante mucho tiempo fue un relevante puerto de tránsito para trajineras y canoas que navegaban por el Canal de la Viga, para llevar alimentos a la capital del país. Esta singular configuración urbana, basada en chinampas y canales, ha derivado con el paso de los siglos, en el entramado de callejones y estrechas calles que caracteriza al actual Iztacalco. El nombre Iztacalco quiere decir “casa donde se procesa la sal”, lo cual alude a las aguas salinas del lago de Texcoco sobre las cuales aparecía el islote. A lo largo de su prolongado recorrido, a través de la cuenca de México, los aztecas se establecieron temporalmente en el islote de Iztacalco, antes de la fundación de Tenochtitlán. Una vez acontecida la conquista, en 1521, Iztacalco fue integrado a la parcialidad de San Juan de Dios, de acuerdo a la planificación política de la nueva Ciudad de México. Los franciscanos entonces, se dedicaron a la evangelización de la zona y para ello, en 1564, fundaron el Templo y Convento de San Matías. Por aquel entonces la población de Iztacalco era de unos 300 indígenas, atendidos por un par de frailes. Al culminar este periodo y de acuerdo a su proyección de comunidad chinampera, los moradores de Iztacalco eran principalmente floricultores, agricultores y cosechadores de planta de forraje. En Iztacalco se daban azucenas, margaritas, claveles, chicharos y amapolas. Para el siglo XIX, Iztacalco dependía del distrito de Tlalpan, en el Estado de México. En los inicios del siglo XX, Iztacalco era un municipio de la prefectura de Guadalupe Hidalgo, una de las varias en el que fue dividido el Distrito Federal y en el año de 1929, se transformó en una delegación política. La relación de Iztacalco con el Canal de la Viga siempre fue de capital relevancia, ya que lo perfiló en un sitio muy frecuentado. El canal tenía 1560 metros de extensión y 30 metros de ancho y servía para llevar víveres a la capital, llevándolos desde Tláhuac, Xochimilco y Chalco hasta llegar a la calle de Roldán, en La Merced. En 1915 por razones de salubridad, el canal fue drenado, transformándose en una vía urbana durante la década de 1930. Qué visitar en el Barrio de Iztacalco Hay que comenzar el recorrido en el Barrio Santa Cruz, a través del andador Aztlán. Al llegar a la calle Amado Nervo se podrá observar la Capilla de la Santa Cruz, uno de los edificios más antiguos de Iztacalco. Destaca por su portada Salomónica con adornos de estilo vegetal. Cuenta con una sola planta, rematada por una hornacina. Siguiendo la calle antes mencionada y antes de arribar a la calle de Agricultores se encuentra la Ermita de la Cruz; la cual es otra de las construcciones más antiguas de este Barrio Mágico Turístico. En el interior de este edificio sacro los visitantes hallarán un Cristo crucificado, elaborado con pasta de caña de maíz y además, una pintura al oleo representando a la Virgen Guadalupana. Tanto en la Ermita de la Cruz como la capilla de la Santa Cruz, están reconocidas como monumentos históricos por parte de la UNAM. Otro barrio integrante del llamado pueblo de Iztacalco es el de la Asunción, el cual se encuentra a un costado del Barrio de la Santa Cruz muy cerca de la actual Calzada de la Viga. Allí destaca la Plaza Miguel Hidalgo o San Matías, el corazón del Barrio de la Asunción el más significativo de Iztacalco. En tal plazo se levantan dos monumentos de importancia: el glifo prehispánico de Iztacalco y un busto Miguel Hidalgo cuya relevación llevó a cabo el Presidente Benito Juárez. Cómo llegar al Barrio de Iztacalco Las principales vías para llegar a Iztacalco son Río Churubusco, el Viaducto Miguel Alemán, Calzada de Tlalpan, la Calzada Ignacio Zaragoza y la Calzada de la Viga. En lo que se refiere al transporte público que se puede utilizar, tenemos a las líneas 2,4,8, 9 y A del metro, la línea 2 del Metro bus y las líneas E, M y Q del trolebús. Información relevante acerca de Iztacalco Algunas leyendas relacionadas con Iztacalco, destacan por su pinto5resquisimo. Una de ellas es la de la Llorona. Se cuenta que por las noches, en el barrio, aparece una muchacha muy bella, vestida por completo de blanco. Ella caminaba por los rumbos del Centro de Iztacalco. Quienes la veían y se sentían atraídos por su llamado, se internaban entre las sombras y nunca más se sabía nada de ellos. Ciertos jóvenes la descubrieron en una vivienda de lo que fuera el Rancho de los Siete Arboles. La Llorona estaba dormida, pero, al saberse descubierta se convirtió en una calavera con el pelo largo. Varios de estos jóvenes fallecieron del susto. Actividades a realizar en Iztacalco Recomendamos visitar Iztacalco en el espacio de la festividad religiosa más importante del lugar: la Procesión del Corpus. Incluye lanzamiento de fuegos artificiales y repiqueteo de campanas. Además, en el Santo Jubileo, el 22 de agosto, los habitantes de este Barrio Mágico Turístico se organizan para poner portadas florales en los templos de Iztacalco. Es una de las tradiciones más bellas y arraigadas del lugar. {{Ubicación de Iztacalco, Barrio Mágico Turístico}}

Area Roma-Condesa, Barrio Mágico Turístico

Se cuenta que los nombres que llevan las calles de la colonia Roma, una de las que aparecieron en los últimos años del porfiriato, derivan de las poblaciones europeas que fueron visitadas por el Circo Orrin, cuyo dueño era E.W. Orrin, socio de la compañía inmobiliaria que trabajo tal fraccionamiento. Además, las casas de la colonia Roma se construyeron de acuerdo al estilo art nouveau, al eclecticismo y al neoclasicismo. A mediados del siglo XX, tanto la colonia Roma, como la Condesa, perdieron mucho de su original prestigio, principalmente por el creciente éxito de otras zonas urbanas del Valle de México. Por otra parte, el terremoto de 1985 evidenció la obsolescencia de varios de sus edificios, puesto que sufrieron graves deterioros. En una afortunada paradoja, esta calamidad motivó una decidida reacción por parte de vecinos y nuevos inversionistas, quienes lograron poner en pie, ambas colonias. En nuestros días, estos barrios mágicos, perfectamente restaurados, parecen atesorar cierto cosmopolitismo esencial a la ciudad. En la zona Roma-Condesa existen abundantes librerías, bares, restaurantes, galerías y centros de cultura, que se proyectan como dinámicos puntos de reunión para los vecinos y visitantes de estas colonias. Qué visitar en el área Roma-Condesa El área que abarca este Barrio Mágico Turístico abunda en edificios construidos en los comienzos del siglo XX. En lo que se refiere a sus edificios de corte moderno, hay muchas muestras de art déco, y en general, se tienen contemplados 250 edificios de la Condesa, de acuerdo a la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos. Aunado a lo anterior, la vida nocturna del área Roma-Condesa, es de las mejores que pueden hallarse en toda la capital mexicana. Como principales lugares para visitar en este Barrio Mágico Turístico, destacan la Plaza Romita, cuyo nombre deriva a que, una de las rutas más próximas al pueblo de Chapultepec, era muy similar por su gran arbolado al de otro parecido en la ciudad de Roma, Italia, y por esta apariencia le llamaron así. Tal mote se hace patente en documentos oficiales de 1752. De manera parecida, con la expansión de la ciudad y al delinearse los potreros de la Romita, un fraccionamiento habitacional, en específico, fue nombrado como Colonia Roma. La Plaza Romita incluye una fuente, luminarias, adoquinado, áreas verdes, una casa de cultura y un templo. Imperdibles de visitar en el área Roma-Condesa, son el Templo de Santa María Natividad, construido en 1530; la Casa del Poeta Ramón López Velarde, sitio de encuentro para escritores y poetas; el antiguo mercado de El Parián; el Edificio Francia, con su estilo art noveau; la Casa Lamm, edificada en 1911 y célebre por su tendencia a lo aristocrático, y la Plaza Luis Cabrera, un sitio para el esparcimiento y la relajación. Cómo llegar al área Roma-Condesa Las vialidades recomendadas para llegar a la Colonia Roma y la Condesa son el Paseo de la Reforma, la Avenida Insurgentes, Chapultepec, Nuevo León, Monterrey y Alfonso Reyes. Por lo que se refiere al transporte público, se puede utilizar las líneas 1 y 9 del metro o la 1 del metrobús. Información relevante acerca del área Roma-Condesa Otras opciones de visita en este Barrio Mágico Turístico son la Plaza Río de Janeiro, construido en uno de los terrenos que facilitaron los fraccionadores de estas colonias, para la creación de áreas verdes. En nuestros días, la sencilla fuente de forma circular que allí se encontraba fue reemplazada por una fuente con un réplica en miniatura- hecha de bronce- del famoso David de  Miguel Ángel, escultura que se encuentra en la ciudad de Florencia. Actividades a realizar en el área de la Roma-Condesa Imperdibles de visitar en esta parte de la Ciudad de México, son también, la Parroquia de la Sagrada Familia, la Casa Universitaria del Libro de la UNAM, el Parque México, el Teatro Charles Lindbergh, la Plaza Popocatepetl, la Plaza de las Cibeles, el Parque España, la Parroquia de la Coronación, la Parroquia de Santa Rosa de Lima y la Capilla Alfonsina. Por todas estas razones y muchas más, visitar la Colonia Roma y la Colonia Condesa es una vivencia que ningún viajero o turista puede perderse en su paso por la Ciudad de México. {{Ubicación del Area Roma-Condesa, Barrio Mágico Turístico}}

Tacuba, Barrio Mágico Turístico

Es asombroso observar en un plano moderno de la Ciudad de México los grandes terrenos y comunidades que estaban integrados a la antigua Villa de Tacuba, en el siglo XVII. Por ejemplo, a Tacuba pertenecían Azcapotzalco, Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán, Tultitlán, Popotla y Huixquilucan. Todos estos lugares, hoy en día, se han transformado en varias colonias de la ciudad. Con el transcurrir de los siglos, el crecimiento urbano no propició la conservación de un núcleo poblacional de un sitio tan relevante como lo fue Tacuba. Tacuba significa en náhuatl, “lugar de jarillas” y fue uno de los pueblos conquistados por el emperador azteca Itzcóatl, entre 1428 y 1430. El sitio donde actualmente aparece el barrio de Tacuba, integró, junto con Texcoco y Tenochtitlán, la Triple Alianza del Imperio Azteca. De este vínculo político, derivó una de las tres calzadas de tierra firme que conectaban con la isla-urbe de Tenochtitlán. Esta calzada era nombrada como Tlacopan e iba desde este pueblo prehispánico, hasta el costado poniente del centro ceremonial de los mexicas. Allí acontecieron los eventos de la leyenda de la Noche Triste y el famoso árbol. Los franciscanos construyeron un convento en Tacuba y su iglesia se edificó en honor de San Gabriel Arcángel. Se sabe que el 1632, había en Tacuba 60 haciendas y 200 vecinos dedicados a tareas de labranza. Para finales del siglo XVIII, incluía 28 pueblos y 12 barrios. El Río de los Remedios tuvo un papel esencial para la vida cotidiana de esta comunidad. A una media legua de Tacuba, los carmelitas descalzos fundaron el Colegio de San Joaquín, en el año de 1689. Allí se daban enseñanzas de filosofía y tecnología a los jóvenes religiosos. Al mismo tiempo, los indígenas trabajaban talando árboles en Huixquilucan y Monte Alto, o bien, extrayendo rocas en la cantera, como arrieros, pulqueros o peones en las haciendas de la zona. En 1794, Tacuba era una gran llanura con 49 barrios y pueblos; en 1872, fue incendiado el célebre árbol de Popotla, y en 1910, el lugar tenía unos 9,226 habitantes. Qué visitar en Tacuba Tacuba preserva varias atracciones sumamente representativas de su relevancia histórica. La primera de ellas es la Parroquia y Ex Convento de San Gabriel Arcángel. Este edificio sacro, comparte un poco de su espacio con la estación del metro Tacuba. El altar principal de la Parroquia tiene un retablo dorado, de estilo barroco con 12 pinturas de Santos y una hermosa virgen. En el centro se observa a Jesucristo en la Cruz y más arriba a Dios Padre, glorioso y radiante. El Templo tiene una admirable portada lateral que sale a la avenida México-Tacuba y el ex convento preserva una buena parte de su antiguo claustro. Algunas calles más adelante, en una diminuta plaza del barrio de Popotla, sobre la misma Calzada México-Tacuba, aparecen restos del ahuehuete donde, de acuerdo a la leyenda, Hernán Cortés lloró por una derrota que le infringieron los mexicas el 30 de junio de 1520. Por esta razón a tal árbol se le conoce como “El Árbol de la Noche Triste”. En uno de los costados de tal plaza hay una antigua casona y en la barda de un templo cercano, se puede observar un mural titulado la “Noche de la Victoria”, el cual fue pintado en el 2010. El templo en cuestión es la Parroquia del Pronto Socorro. No lejos de allí tenemos al divertido y fresco Jardín Cañitas, con muchas bancas, juegos infantiles y canchas para realizar actividades deportivas. Prosiguiendo un tanto más por esa misma avenida y en la esquina que se forma con la calle Colegio Militar, aparece una enorme casona de ecléctica proyección con un notable torreón y techumbre cónica. Igual de recomendable es el Colegio Militar, un gran complejo arquitectónico y urbano cuya fundación se reinventa a 1823 y de donde hasta mediados de la década de los setenta, del siglo XX, habían egresado 56 generaciones de militares. En nuestros días se ha transformado en la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea, por lo cual, si puede ser visitado. Cómo llegar al Barrio de Tacuba Las vías de acceso más importantes al barrio de Tacuba son la Calzada México-Tacuba, el Boulevard Manuel Ávila Camacho, el Boulevard Adolfo López Mateos, Legaría, Marina Nacional y Avenida Azcapotzalco. Por lo que se refiere al transporte público disponible, tenemos las líneas 2 y 7 del metro y algunas más de la RTP. Información relevante acerca de Tacuba La fiesta patronal más importante de este barrio mágico turístico, es la dedicada a San Gabriel Arcángel y se efectúa el 24 de marzo. Este evento tradicional incluye puestos de comida, danzas y espectáculos de fuegos pirotécnicos. Actividades a realizar en Tacuba Recomendamos visitar el interesante Museo de las Caballerías, un gran recinto que sirvió como espacio para el adiestramiento de los corceles del Colegio Militar. Nos presenta en sus diversas secciones las distintas fases de la historia de nuestra nación, con referencia a la utilización de caballos en tareas militares. {{Ubicación de Tacuba, Barrio Mágico Turístico}}

Santa Julia, Barrio Mágico Turístico

Tras haber finalizado la Conquista de México, a Hernán Cortés se le entregaron vastos terrenos. Uno de estos parajes fue Tlaxpana (“el lugar donde se barre”), el cual era de gran extensión y estaba anexo a la Calzada México-Tacuba. En Tlaxpana, Cortés decidió poner una huerta. Durante el siglo XII, en estos mismos lares se construyó la Hacienda de la Ascensión de Cristo Nuestro Señor. El propietario de tal finca era el capitán Pedro Ruiz de Castañeda. La Hacienda en cuestión llegaba por el norte a la Calzada México-Tacuba, al oriente colindaba con el Rancho de Santo Tomás de los Tepetates, al sur con el llamado río de los Morales y al poniente con el de los Areneros. En la Hacienda de la Ascensión de Cristo Nuestro Señor se producían frijol, maíz, trigo y una gran variedad de legumbres y frutas. Al llegar a las postrimerías del siglo XIX esta finca ya había tenido numerosos propietarios. Una de las más importantes fue Julia Gómez de Escalante, dama que se asoció con Eduardo Zozaya en 1894 para fraccionar la finca y transformarla en un área habitacional de vistosa proyección: con manzanas de 200 metros de largo por 40 de ancho y calles de 15 metros de ancho. Tal fue el nacimiento en 1902, de la colonia Santa Julia, la cual luego cambiaría esta denominación a Colonia Anáhuac. Desde que fue planeada, se dispuso que las calles de esta colonia, tuvieran nombres de gobernantes y dioses de la cultura azteca, como Axayácatl, Tonantzín y Tláloc. Por el hecho de que los habitantes de la zona, consideraran como una verdadera Santa a Julia Gómez, por su amable forma de ser, surgió el nombre popular de ese barrio, el barrio de Santa Julia. En nuestros días, la colonia Anáhuac está integrada por diferentes unidades habitacionales, casas de un solo nivel, bodegas, escuelas privadas y públicas, iglesias y algunos templos protestantes, así como también, fábricas y talleres de los más variados giros. Qué visitar en el Barrio de Santa Julia Se comienza el paseo en la calle de Axayácatl en donde se levanta el Templo del Divino Rostro. Destaca por su elegante estilo neogótico y sus torres puntiagudas. No hay que perderse los multicolores vitrales que adornan este edificio sacro. Un poco más adelante, se localiza el Mercado de Santa Julia, el cual está dividido en dos apartados: uno dedicado a la venta de ropa y otro al de alimentos. En esta última sección, es imperdible probar las tradicionales carnitas y el delicioso chicharrón prensado. Prosiguiendo por la misma calle de Axayácatl, se arriba a la calle Laguna de Guzmán, en donde se encuentra un interesante tianguis de herramientas, libros de segunda mano y otros productos. Al corazón del Barrio de Santa Julia, se accede por la calle Laguna de Términos. Allí abundan las vidrierías, carbonerías, tiendas de abarrotes, talleres y tianguis de vegetales y frutas. No es raro escuchar, mientras se recorre el barrio de Santa Julia, al clásico vehículo que transita por las calles anunciando con bocina, la compra de refrigeradores, colchones y otros objetos de segunda mano. Posteriormente, al tomar la Calle de Laguna de Chalco y doblar en Laguna de Tamiahua, se llegará al Parque Salesiano, un maravilloso jardín urbano, con áreas de juegos infantiles, bancas y muchos nobles árboles. Allí se levanta una escultura de Felipe Carrillo Puerto, realizada por el artista Humberto Peraza. Sobre la misma calle de Colegio Salesiano, se arriba a la Parroquia de María Auxiliadora, que nos sale al encuentro de inesperada manera. Esta iglesia, bella y admirable, es de estilo neogótico, tiene grandes vitrales y dos torres de campanario altas y puntiagudas. Cómo llegar al Barrio de Santa Julia Las avenidas y vías de acceso que se tienen para visitar este Barrio Mágico Turístico son Insurgentes Sur, Constituyentes, Paseo de la Reforma, Ejercito Nacional, Marina Nacional y la Calzada México-Tacuba. En cuanto a las opciones de transporte público, destacan la línea 2 del metro, la línea 1 del trolebús y algunas rutas del  RTP. Información relevante acerca  de Santa Julia Vale la pena visitar este barrio mágico el 11 y 12 de diciembre, cuando se celebra a la Virgen de Guadalupe. Los vecinos acostumbran, desde hace más de medio siglo, colocar en las cuadras de la colonia, vistosos altares. Actividades a realizar en Santa Julia Los comercios de mayor tradición en Santa Julia aparecen en la colonia Tlaxpana. Uno de los más importantes es la marisquería El Canto de la Sirena, otros imperdibles son la panadería El Mejor Pan, el Molino Buenos Aires y la Cantina La Fama. {{Ubicación de Santa Julia, Barrio Mágico Turístico}}

Culhuacán, Barrio Mágico Turístico

Los fundadores del antiguo Culhuacán fueron los indígenas colhuas, una etnia nómada  llegada de los territorios del norte.  En el siglo VIII ellos fundaron su capital en las faldas del Cerro de la Estrella y la nombraron como “Culhuacán” que en náhuatl, significa, “lugar de joroba” Los Calhuas, así como también los tepanecas de Azcapotzalco, hicieron imponer su supremacía en todo el Valle de México. En el siglo XIII, los aztecas invadieron Culhuacán y buscando emparentar con las familias nobles de los calhuas, en 1376 ofrecieron un príncipe noble, de nombre Acamapichtli, el cual era descendiente de los toltecas. De tal modo que, el primer emperador azteca fue oriundo de Culhuacán, lo que dio paso a toda una dinastía de reyes aztecas. En los tiempos de la Colonia, Culhuacán se transformó en un diminuto poblado dedicado a las labores agrícolas en Chinampas. Los productos que estos campesinos cosechaban, eran transportados a la ciudad para venderlos a través del Canal de la Viga. También comercializaban objetos de cerámica y petates. En 1552, cuando Culhuacán contaba con 817 habitantes, los frailes agustinos comenzaron  con la construcción de un monasterio, el cual fue la sede, durante poco más de un siglo, del Seminario de Lenguas. Allí los religiosos españoles aprendían los idiomas de los indígenas para poderlos evangelizar. Uno de los profesores de este Seminario fue Fray Bernardino de Sahagún. En el siglo XIX, las haciendas de esta zona del país se apoderaron de muchas chinampas y sembradíos.  Por lo anterior, cuando aconteció la Revolución Mexicana,una buena parte de la población se unió a Emiliano Zapata, buscando rescatar tales tierras de Culhuacán. En los comienzos del siglo XX, Culhuacán todavía era una comunidad rural, con una economía basada en la siembra de chinampas, lo que les proporcionaba flores y hortalizas para vender. Por otra parte, también eran explotadas algunas canteras localizadas en el Cerro del Marqués. Lamentablemente, las últimas chinampas que hubo en este Barrio Mágico, colindante con el Canal de la Viga, fueron perdiéndose poco a poco. Que visitar en Culhuacán Sobresale en Culhuacán, el Templo y Convento de San Matías o San Juan Evangelista. Este complejo conventual novohispano, fue edificado sobre un basamento piramidal, entre 1562 y 1569. En tal lugar cursó sus estudios el cronista Fernando de Alva Ixtlixóchitl.  El Templo y Convento de San Matías o San Juan Evangelista tiene un enorme estanque con varias fuentes que evoca a un ojo de agua, en donde se veneraba, en tiempos prehispánicos, al dios Tláloc. También cuenta con hermosas áreas verdes que invitan al descanso y el disfrute del plácido ambiente. El sitio luce además, frescos de corte barroco plateresco, los cuales fueron realizadas por tlacuilos o pintores culhuacanos. Ahora es tiempo de recomendar el Museo Centro Comunitario Culhuacán. Su inauguración se remonta a 1984. Nos presenta objetos prehispánicos y del virreinato e importante información acerca de los avatares históricos de Culhuacán.  El templo que estaba anexo a este convento, construido en honor de San Juan Bautista, se observa en ruinas, ya que su techo se vino abajo, así como también sus columnas. En la parte sur de este ex convento, fue construido entre 1880 y 1897 otro templo, pensando como un sustituto del antiguo. Por lo anterior, fue bautizado también como San Juan Bautista. Se trata de un inmueble de una sola nave con grandes ventanales. Como llegar al Barrio de Culhuacán Para visitar Culhuacán se pueden utilizar las siguientes vías de acceso. Eje 8 Sur Ermita Iztapalapa, Avenida Tláhuac, Calzada de Tlalpan y el Anillo  Periférico Blvd. Adolfo Ruiz Cortines. En lo que se refiere al transporte público, tenemos disponible la línea 8 del metro, las líneas T, E y Q del trolebús y el tren ligero. Información relevante acerca de Culhuacán También aconsejamos visitar la Capilla del Divino Salvador  del Calvario, en cuyo interior se venera al” Señor del Santo Entierro” o a “Jesucristo Muerto”. Esta capilla fue construida a finales del siglo IX y a principios del siglo XX. Y si bien su espacio interior es muy reducido, exhibe muchos lujos y adornos. Actividades a realizar en Culhuacán Otros lugares en el Barrio  Mágico Turístico de Culhuacán, que aconsejamos disfrutar son: La Plazuela de la Ancianidad y el Molino de Papel. Este último fue el primero en el continente Americano, y fue construido por los frailes agustinos a finales del año 1576. {{Ubicación de Culhuacán, Barrio Mágico Turístico}}