Santa María La Ribera, Barrio Mágico Turístico

Santa María La Ribera es una de las colonias más tradicionalistas y con mayores tesoros arquitectónicos e históricos de la capital del país. Se localiza en la Delegación Cuauhtémoc y está considerada como el primer fraccionamiento de corte moderno en la Ciudad de México. Apareció en 1861, cuando se dio la fragmentación de la Hacienda de la teja, en especial del rancho de Santa María la Ribera, ubicado en la zona norte de la calzada de San Cosme. Desde la segunda mitad del siglo XX, la Colonia Santa María La Ribera, se convirtió en un barrio popular, debido principalmente a la aparición de nuevas colonias de  familias adineradas en otras zonas de la Ciudad de México y de la construcción de conjuntos de apartamentos en este actual Barrio Mágico. Tras el terremoto de 1985, la colonia Santa María La Ribera recibió a muchos nuevos habitantes. En la colonia Santa María La Ribera se respira un auténtico ambiente de barrio viejo, en donde los negocios familiares se combinan con antiguas casonas y  los monumentos siguen manifestando la dignidad que exhibe por tratarse del primer fraccionamiento moderno de la capital del país. Qué visitar en el Barrio de Santa María La Ribera En primera instancia, recomendamos visitar la Ex Hacienda de Goycoechea, Alameda de Santa María La Ribera. Es un vasto espacio, con forma rectangular y áreas verdes delimitadas con precisión. El piso con el que cuenta es de adoquín de color gris, con numerosas entradas. Los pasillos son angostos y se vinculan en torno al kiosco que adorna este tradicional sitio de Santa María La Ribera. Con relación al mencionado Kiosco Morisco, cabe comentar que fue construido por iniciativa de José Ramón Ibarrola, para el pabellón que nuestro país presentó en la Exposición Internacional de Nueva Orleans, en 1884 y posteriormente en la Feria Internacional de Missouri. Este kiosco está elaborado con hierro. Y de acuerdo a ciertas referencias del siglo XIX, sus piezas fueron fundidas en la ciudad de Pittsburgh. Otro sitio imperdible para quien recorra este Barrio Mágico Turístico, es el Museo de Geología, el cual forma parte de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su inauguración tuvo lugar en 1904 en un edificio edificado ex profeso para ser la sede del Instituto Geológico Nacional. El museo lo integran ocho salas, enfocadas en exhibir muestras geológicas, paleontológicas, y mineralógicas. De igual manera, incluye una completa galería de retratos de algunos de los directores que ha tenido, y de obras realizadas por el Dr Atl. Cómo llegar al Barrio de Santa María La Ribera Las vialidades pertinentes para llegar a la colonia Santa María La Ribera son el Paseo de la Reforma, la Avenida Insurgentes Norte, la Ribera de San Cosme, el Eje 1 Norte, Circuito Interior, y la Avenida Ricardo Flores Magón. Y en cuanto al transporte público recomendable, tenemos al metro con la línea 2 y la línea B; la línea LL del trolebús y la línea 1 del metrobús. Información acerca del Barrio de Santa María La Ribera En el lugar donde actualmente tenemos a este Barrio Mágico Turístico, existieron, durante el tiempo del virreinato, numerosas construcciones religiosas y para fines agrícolas. Algunas de ellas se han conservado hasta nuestros días, como por ejemplo, la Casa de los Mascarones y el Templo de San Cosme y Damián. La Casa de Los Mascarones es una edificación del siglo XVIII que fue propiedad de los condes del Valle de Orizaba. Actividades a realizar en el Barrio de Santa María La Ribera Otros sitios indispensables para un recorrido por el Barrio de Santa María La Ribera son el Teatro Sergio Magaña, el cual aparece en el interior de lo que fuera el antiguo Templo de Nuestra Señora de la Salud. Además, el teatro luce en ciertos muros, admirables pinturas que representan distintas épocas de la historia del país; la Parroquia de la Sagrada Familia, otro de los referentes de Santa María La Ribera, fue construida a partir de 1899. La fachada de este edificio sacro, llama la atención de los transeúntes por el arco de medio punto adornado con un rosetón con vitrales, que se llena de luz  y  mil colores, en las tardes. Además, el altar principal ostenta una notable escultura de la Sagrada familia. {{Ubicación de Santa María La Ribera, Barrio Mágico Turístico}}

Zona Rosa, Barrio Mágico Turístico

Esta es una parte de la Ciudad de México de proyección cosmopolita y comercial. Se ubica en el perímetro de la Colonia Juárez, en la Delegación Cuauhtémoc en el Distrito Federal. La Zona Rosa forma parte del llamado Corredor Turístico del Paseo de la Reforma. En este Barrio Mágico Turístico pueden encontrarse numerosas boutiques, bares, hoteles y galerías de arte, así como también restaurantes de excelente nivel y variada oferta culinaria. Pero sobre todo, la Zona Rosa es una de las áreas de la Ciudad de México que más visitan quienes buscan lo mejor de la vida nocturna capitalina. Al formar parte de la Colonia Juárez, los orígenes de la Zona Rosa se remontan a las postrimerías del siglo XIX, siendo por aquellos años un área residencial con casas de grandes dimensiones y eclécticos palacios. Tales construcciones eran habitadas por importantes personalidades de la sociedad capitalina, en los tiempos de Porfirio Díaz. Además, en nuestros días la Zona Rosa es reconocida como una de las áreas más significativas de inclusión social y respeto a la diversidad sexual en la Ciudad de México. También las llamadas tribus urbanas, han hallado en este Barrio Mágico, un santuario para convivir y fomentar sus respectivas propuestas culturales. Qué visitar en la Zona Rosa Al tratarse de uno de los distritos de mayor importancia económica, comercial e incluso cultural del Distrito Federal, la Zona Rosa, es un espacio donde lo tradicional equivale a estar siempre a la vanguardia. La Zona Rosa está delimitada en la proyección urbana de la Colonia Juárez por el Paseo de la Reforma, Florencia, Avenida Chapultepec y la Avenida de los Insurgentes. De entre lo imperdible para quien visita la Zona Rosa se debe mencionar lo siguiente: la Glorieta de la Diana Cazadora, misma que se ubica en Paseo de la Reforma, y cuyo nombre original es “La Flechadora de las Estrellas del Norte”. Esta famosa estatua de la Ciudad de México, fue inaugurada en 1942 y desde entonces, se ha ganado la admiración de los habitantes de la capital, quienes comenzaron a llamarla popularmente como “La Diana Cazadora”. Igual de interesante es la Parroquia del Santo Niño de la Paz. El párroco de esta iglesia cuenta que él pudo observar una fotografía de 1909 en donde se hacía patente que el edificio aún no estaba concluido. Por aquel entonces aún no estaba el pico de fierro que actualmente corona la torre. De igual manera es recomendable conocer el Mercado Insurgentes de Artesanías y Platería, un sitio imprescindible para adquirir finas creaciones artesanales; la Plaza del Ángel, una estupenda plaza comercial para hacer compras; la calle de Florencia, con su hermoso camellón lleno de palmeras, y sede de los más variados restaurantes y tiendas. Cómo llegar a la Zona Rosa Para llegar a la Zona Rosa, lo mejor es utilizar la línea 1 del metro y la línea 1 del metrobús. En cuanto a las vialidades pertinentes, lo mejor es acceder a través de Paseo de la Reforma, Avenida Insurgentes y Avenida Chapultepec. Información relevante acerca de la Zona Rosa En los comienzos de la Colonia Juárez, pocos eran los predios que estaban edificados y la localización que tenían, en las afueras del Centro Histórico de la Ciudad de México, ocasionó una especie de aislamiento con relación al resto de la urbe. Esta sensación se acentuaba, por las residencias de estilo europeo que allí se construían, en calles que también estaban identificadas por los nombres de las principales capitales de aquel continente. Todo ello cobró especial relevancia durante el golpe de estado de 1913, periodo conocido como la Decena Trágica, puesto que la Zona Rosa fue declarada como zona neutral, y el Hotel Geneve servía como punto de reunión de los embajadores y funcionarios diplomáticos del aquel entonces. Actividades a realizar en la Zona Rosa También es aconsejable contemplar el llamado Ángel de la Independencia, uno de los íconos de la capital del país, localizado en lo alto de una gran columna. Su inauguración se remonta a 1910 y sirvió para conmemorar el primer centenario de la Independencia de México. Igual de recomendable es visitar el templo de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús y la Glorieta de Palma. {{Ubicación de la Zona Rosa, Barrio Mágico Turístico}}

San Pedro Atocpan, Barrio Mágico Turístico

Ante la pregunta de cuál es el guisado mexicano, que se hace presente con mayor frecuencia en los eventos y festejos sociales, la respuesta es indudable: el mole. Este delicioso manjar se ha convertido, con el paso de los siglos, en un verdadero símbolo nacional, trascendiendo lo meramente culinario. Pero, para efectos de disfrutar del mole, en su versión más original y pura, el sitio perfecto para hacerlo es el Barrio Mágico de San Pedro Actopan. Los moradores de este pintoresco punto de nuestra geografía, llevan medio siglo elaborando una gran diversidad de moles. El significado de Actopan, en náhuatl, es “sobre tierra fértil”. La población de Actopan estaba bajo el dominio del Señorío de Xochimilco, en tiempos prehispánicos. A los moradores de esta comunidad, les fue encomendada, durante la época virreinal, la tarea de obtener y proporcionar zacate a la población de la capital del país, además de otras labores agrícolas. Por otra parte, se tiene conocimiento que muchos indígenas de las regiones de Milpa Alta, Xochimilco, Tulyehualco y San Pedro Actopan, fueros trasladados a la capital novohispana para encargarse del empedrado de las vías públicas. En lo que se refiere a su denominación política, San Pedro Actopan fue declarado un municipio ya bien entrado el siglo XIX. Esta circunstancia continuó a lo largo del porfiriato. No obstante, si bien San Pedro Actopan aparece en la región de Milpa Alta, escenario de algunas de las contiendas más crueles de la Revolución Mexicana, la comunidad que les comentamos no presenció beligerancia alguna en su territorio. En la década de los veintes, del siglo pasado, San Pedro Actopan se perfilaba como una rustica Villa de Casas hechas con zacate, adobe, piedra y tejamanil. Era un lugar sin electricidad y agua entubada.  Todo lo anterior comenzó a mejorar, cuando una de las familias de este barrio inició un negocio de venta de mole. Era la década de los setenta del siglo XX y desde entonces, este negocio no ha hecho sino prosperar. En nuestros días, el noventa por ciento de la comunidad de San Pedro Actopan, se dedica a la elaboración y venta de mole. Se calcula que este Barrio Mágico Turístico, suministra diariamente más de ocho toneladas de mole a la Ciudad de México, su principal mercado. Qué visitar en San Pedro Actopan De inicio, aconsejamos visitar la Plaza San Martín, misma que no aparece en el centro del lugar, sino más bien, a un costado de la ruta que lleva a Milpa Alta. Es un sitio vasto, con jardines, árboles y juegos para el disfrute de los pequeños. El quiosco que adorna esta plaza, es de concreto. No muy alejado de esta plaza, se encuentra el Templo de San Martín, que exhibe bellos adornos en su arco de entrada: sus pilastras rebosan de caras de ángeles, motivos vegetales y rehiletes. La portada de esta iglesia, data de 1960 y encima de la cornisa, sobresalen un par de águilas bicéfalas. Luce además, una torre de simple proyección y una espadaña carente de campanas. Más que aconsejable resulta acudir al Santuario del Señor de las Misericordias, de enormes dimensiones y culminado a finales de la década de los setentas del siglo XX. Destaca la representación de un  Cristo Negro, elaborado con caña de maíz, el cual data de 1977. También admirable es la Parroquia y Ex convento de San Pedro, construido en 1680. Repleta de ángeles y adornos, su acceso luce el año en el cual fue terminada su construcción, en 1777. Lo más sobresaliente de su hermoso interior, es el altar principal, con el santo patrono San Pedro, instalado dentro de un ciprés. El claustro del Ex convento de San Pedro es diminuto y los arcos del nivel superior son de mediana altura. Cómo llegar a San Pedro Actopan Las principales vías de acceso al Barrio Mágico de San Pedro Actopan, son las carreteras federales México-Tlayacapan y Xochimilco-Oaxtepec. En lo referente al transporte público, disponible, es práctico utilizar la línea 2 del metro hasta la estación Taxqueña y desde allí, tomar un autobús de la Ruta 81. Información relevante acerca de San Pedro Actopan Tras haber disfrutado de los tesoros de arquitectura sacra de este Barrio Mágico Turístico, es indispensable sentarse a degustar un mole delicioso, en alguno de los atractivos restaurantes ubicados alrededor de la plaza principal. Uno de los comercios más tradicionales de todo San Pedro Actopan, es Mole Don Pancho, sitio que tiene casi medio siglo de vender las más populares variedades del mole y los ingredientes necesarios para su elaboración. Mole Don Pancho se encuentra en un costado de la plaza principal. Actividades a realizar en San Pedro Actopan Otro sobresaliente restaurante es la Quinta San Diego, el cual, lleva más de tres décadas brindando a los visitantes suculentos platillos elaborados con mole. Puede encontrarse enfrente de la Parroquia de San Pedro. Finalmente tenemos al restaurante La Cabaña, el cual, con tan solo diez años de haber abierto sus puertas, se ha ganado un sitio especial, por la excelencia de su menú. {{Ubicación de San Pedro Atocpan, Barrio Mágico Turístico}}

Tacubaya, Barrio Mágico Turístico

Por su proximidad con la capital del país y el popular Bosque de Chapultepec, durante el siglo XIX, La Villa de Tacubaya fue uno de los lugares favoritos para el veraneo, entre las familias potentadas y los más importantes personajes de aquellos años. El espléndido clima templado que caracteriza a Tacubaya, sus muchos paseos arbolados, bellos jardines y agua en abundancia, explican plenamente tal favoritismo. Como sucede en el caso de otros Barrios Mágicos Turísticos, la riqueza patrimonial tangible de este sitio ha disminuido, pero aún perdura lo esencial, de tal suerte que esto nos permite recorrerlo una y otra vez y admirarlo sin límites. Atlacuihuayan fue el nombre prehispánico de Tacubaya, y en náhuatl esa palabra significa “lugar donde se tuerce el río”. De acuerdo a Fray Bernardo de Sahagún, los sacrificios humanos que allí se practicaban eran impresionantes. Allí se encontraba un adoratorio en honor de la diosa Cihuacóatl, precisamente en donde actualmente se encuentra un templo y ex convento dominico. Tras la conquista, los españoles acordaron rellenar los canales de la capital azteca, por lo que ordenaron traer tierra y arena de Tacubaya. En los tiempos coloniales, la capital novohispana padeció una impresionante inundación. Por lo consiguiente, se acordó ubicar a la capital del país en Tacubaya, lo cual no aconteció por el alto costo de este proyecto. En Tacubaya fueron instalados varios molinos los cuales abastecían a la ciudad. Ejemplos de molinos instalados en esta época, fueron el del Rey y el de Santo Domingo. Qué visitar en el barrio de Tacubaya Dar un recorrido por Tacubaya es tener la oportunidad de contemplar su patrimonio histórico, el cual corresponde a distintas épocas. Para comenzar, destaca el edificio Ermita, localizado muy cerca de la avenida Revolución. Se trata de uno de los primeros rascacielos que aparecieron en la Ciudad de México, en la década de 1930. El Edificio Ermita está considerado como uno de los ejemplos más brillantes de art déco. El autor de esta construcción, fue el arquitecto Juan Segura, quien también edificó el cercano Edificio Isabel. Si se presenta la ocasión, hay que asomarse a los patios interiores de esta construcción, ya que es algo sumamente admirable. Al arribar a la Alameda de Tacubaya se puede observar un obelisco, engalanado con jardines, palmeras y arboles. Junto a este lugar aparece la antigua escuela Justo Sierra y con tan solo cruzar Avenida Revolución se llegará al Templo y Ex Convento de Santo Domingo, complejo sacro del cual solo perduró su claustro original. En los arcos del templo, aparecen los nombres de las comunidades de la zona que coadyuvaron en su construcción: Tezcacuac, Nonohualco, Huitzilán y Tlacateco. Otras inscripciones se observan en los muros, como por ejemplo la fecha, 1590. Sobresale este convento por ser el único que se conserva de la tradición dominica en la Ciudad de México. También recomendable es la popular Casa de la Bola, todo un ícono de este Barrio Mágico Turístico. El curioso nombre que tiene, se debe a que, en la parte de encima, exhibía, a manera de adorno, una gran esfera de piedra. Por el año de 1783, era una propiedad del Conde de la Cortina. Es un sólido inmueble de dos plantas con su fachada cubierta de tabique, y admirables marcos de cantera en algunas ventanas del nivel inferior. En nuestros días sirve de sede de un interesante museo con 13 salones con finos muebles y valiosos tapices europeos, relojes, pinturas, lámparas, mesas y sillones que consiguen transportar a quienes lo visitan a una época de lujos y dispendio. Cómo llegar al Barrio de Tacubaya Las vías de acceso recomendadas para visitar Tacubaya, son el Viaducto Miguel Alemán, el Boulevard Ávila Camacho, Avenida Constituyentes, Insurgentes Sur y Parque Lira. Por lo que se refiere al transporte público que aconsejamos utilizar, están las líneas 1, 7 y 9 del Metro. Línea 2 del Metro bus y Varias Rutas de autobuses públicos, como la 110, 112 y otras más. Información relevante acerca del Barrio de Tacubaya No hay que dejar de transitar por el dinámico y arbolado Parque Lira, una de las vías públicas más importantes de la zona. Allí existía una enorme residencia del siglo XVIII, que tuvo, entre otros propietarios, a Vicente Lira. De allí surge su nombre. No lejos de allí, tenemos un templo en honor de la Virgen de Guadalupe y la llamada Casa Amarilla, que en otros tiempos fungió como hospedería religiosa. Imposible no recomendar, cuando se visite Tacubaya, un sitio como el Museo Casa Estudio Luis Barragán, tesoro arquitectónico del siglo XX y santuario de noble cultura. Actividades a realizar en el Barrio de Tacubaya Aconsejamos visitar Tacubaya el 2 de febrero, en el marco del Día de la Candelaria, puesto que los habitantes del lugar tienen por costumbre cantarle las Mañanitas a la Virgen y el atrio se colma de los aromas de la comida tradicional mexicana. Los visitantes podrán observar a numerosos Niños Dios, ataviados con diferentes trajes, que se acompañan de huaraches, báculos y aureolas. {{Ubicación de Tacubaya, Barrio Mágico Turístico}}

Garibaldi, Barrio Mágico Turístico

El hechizo de la música de mariachi, acompañada de un delicioso tequila y de la cocina tradicional de nuestro país, manifestada en platillos como tacos, la pancita, el pozole y la birria. Todo ello ha formado parte del atractivo de Garibaldi en los últimos 85 años. Esta formidable plaza, aún en la actualidad, es uno de los lugares nocturnos más visitados de la capital mexicana, tanto por los turistas nacionales, como también para los turistas procedentes de otras latitudes. Plaza Garibaldi tiene raíces humildes, puesto que, en tiempos prehispánicos, allí se extendía el barrio de Cuepopan, uno de los cuatro barrios que integraban la imponente ubre lacustre de Tenochtitlan. En la época del Virreinato, a Garibaldi se le conocía como la Plazuela del Jardín, aun cuando su trazo actual aún no estaba definido plenamente. En ese entonces Garibaldi estaba rodeado de jacales donde habitaban indígenas, que eran considerados en la ciudad como ladrones y vagabundos. Es importante recordar que esta parte de la ciudad, estaba fuera de la original proyección urbana de la capital novohispana. En el siglo XIX se establecieron en el lugar, diversas pulquerías, que se hicieron muy populares entre los habitantes de la zona. En aquellos años, las pulquerías únicamente podían vender su producto en pequeñas ventanas por entre sus fachadas, puesto que no podía acceder al local. Por lo consiguiente, quienes gustaban de beber pulque no tenían otra alternativa que consumirlo en la plazuela y de esta manera comenzó a adoptar su proyección fiestera. Qué visitar en el Barrio de Garibaldi Este formidable barrio, recibe a los visitantes con una gran estructura metálica que sirve como sede del Museo del Tequila y del Mezcal. Allí se pueden conocer los mecanismos de producción industrial y artesanal tanto del tequila como del mezcal, desde que la planta es cortada, hasta que se envasa. También se nos presentan algunos antecedentes históricos sobre el mariachi y sobre la propia plaza. En años recientes, la plaza ha sido objeto de una profunda remodelación, y desde entonces incluye varios jóvenes árboles en sus numerosos arriates. En ellos los visitantes se pueden sentar para escuchar a los mariachis, con sus característicos, guitarrones, trompetas, guitarras y violines. Por otro lado, existen en el lugar abundantes postes de alumbrado y en las cercanías existen grandes casas de sencillas fachadas. Hacia el sur de la plaza, hay un gran portal con sólidas columnas que alberga un centro de diversión nocturna y un restaurante. En los alrededores del barrio de Garibaldi, entre altas palmeras, aparecen esculturas de importantes figuras de la música vernácula, como Javier Solís, Pedro Infante, Lola Beltrán, etc. No se puede dejar de recomendar al salón Tenampa, con más de 85 años de historia y tradición y también, el Mercado de San Camilito, un galerón de grandes dimensiones en donde se puede gozar de la gastronomía típica de nuestro país, en sus varias fondas. Cómo llegar a Barrio de Garibaldi Se puede llegar al Barrio de Garibaldi utilizando vías públicas como Avenida Insurgentes, Avenida Lázaro Cárdenas, el Viaducto Miguel Alemán, y la Calzada de Tlalpan. En cuanto al transporte público recomendable para arribar a Garibaldi, hay que mencionar las líneas 2,8 y B del Metro, la Línea A y LL del trolebús y las líneas A1 y A2 del metrobús. Información relevante acerca del Barrio de Garibaldi Plaza Garibaldi comenzó a destacar en la historia de la capital mexicana, al convertirse en la sede, en el año de 1871, del controvertido mercado de El Baratillo, en donde se comercializaban baratijas, objetos usados e incluso pertenencias robadas. Por ser un espacio donde ocurrían diferentes asaltos y abusos, los comerciantes de este mercado sugirieron la construcción de una estructura de mampostería, sin embargo, la idea no posperó. Actividades a realizar en el Barrio de Garibaldi Al pasear por el barrio de Garibaldi, es interesante saber que en el año de 1884 se le dio luz verde a la desaparición de este espacio comercial. No obstante mucha gente continuó con la venta de sus productos. Por ejemplo, allí era fácil encontrar zapatos, fierros, hojalatería y objetos de fontanería. También abundaban los puestos de comida y las tradicionales pulquerías, que siguieron creciendo en número y cantidad de clientes. {{Ubicación de Garibaldi, Barrio Mágico Turístico}}

La Merced, Barrio Mágico Turístico

Es uno de los barrios más tradicionales de la Ciudad de México, y apareció en los alrededores del Templo y el Convento de los Mercenarios. Es famoso especialmente por el Mercado de la Merced, el cual es un espacio comercial heredero de otros significativos sitios para comprar y vender, como el Volador, el Parián y Tlatelolco. El Mercado de La Merced está reconocido como el de mayores dimensiones en Latinoamérica. Con su nave vasta de cuatrocientos metros, y sus más de tres mil puestos comerciales, suministró durante mucho tiempo no solo a la capital, sino a gran parte del país. Rumbo al oriente de la antigua Ciudad de México, fue fundado, en 1594, el Monasterio de Nuestra Señora de la Merced de la Redención de los Cautivos. De manera habitual, era nombrado como el Convento de la Merced. Por aquellos años, el actual Zócalo de la Ciudad de México, era el lugar en donde se desarrollaban las actividades comerciales de la joven metrópoli, incluyendo las referentes a la mercadería de abastos. En el año de 1791, se edificó, junto al Palacio Nacional, el Mercado del Volador, el cual, con el paso de los años, se lleno de los puestos más variados, lo cual generó malos olores, por las legumbres y carnes que allí se ponían a la venta. De tal modo que, pronto, los comerciantes fueron trasladados al terreno donde había estado el Convento de la Merced. Así entonces, en 1863 apareció en el lugar el primer tianguis del barrio que estamos comentando: los orígenes de la Merced, tal y como la conocemos, se habían dado ya. Qué visitar en el Barrio de la Merced En primera instancia, recomendamos visitar la Plaza Alonso García Bravo. Allí es donde comienza el recorrido por los mejores sitios de La Merced. En un entorno de puestos de antojitos y diferentes objetos a la venta, debajo de una gran carpa, aparece una gran fuente con un monumental conjunto escultórico en honor de García Bravo, a quien se le adjudica el trazo urbano original de la Ciudad de México. No lejos de allí aparece el bello Claustro del Convento de la Merced. Construido en 1703, denota un fino tallado de cantera, que luce más en las columnas que sostienen las arquerías y en los arcos del interior. También admirables son los capitales corintios que ornamentan las columnas, lo cual dota a todo el conjunto de una proyección señorial. Toda esta maravilla puede apreciarse a través de un enrejado que se localiza en la calle República de Uruguay. Siguiendo por la calle Talavera, con rumbo al sur, en el cruce con República de Uruguay se observa un especial contraste, entre un fino nicho barroco en una casa del costado derecho y los balcones estilo art déco, de una construcción cercana. Muy cerca de allí aparece una notable escultura que representa al Niño Dios. Cómo llegar al Barrio de la Merced Para llegar al Barrio de la Merced se aconseja utilizar avenidas como la Calzada de la Viga, el Viaducto Río de la Piedad, el Eje 1 Norte y el Paseo de la Reforma. También resulta práctico utilizar vías de transporte como las líneas 1, 2 y 4 del metro y las líneas G y S del trolebús. Información relevante acerca del Barrio de la Merced El Barrio de la Merced ha sido el escenario de las más variadas leyendas. Una de las más famosas es la que trata acerca de doña Esperanza Goyeneche de Ruiz García, cuya figura fantasmal, se dice que ronda los callejones del barrio en las noches solitarias. Otra leyenda famosa relacionada con el barrio de la Merced es la del Indio Triste. Actividades a desarrollar en el Barrio de la Merced También es oportuno visitar en la Merced, lugares como la Plaza del Aguilita, el Café Bagdad, el Mercado de las Flores, la Parroquia de Santo Tomas La Palma y el Mercado de los Dulces. En el caso de la mencionada parroquia, es una delicia observar su fachada barroca y la torre del campanario, sólida, noble y de una sola pieza. Por lo que se refiere al Mercado de los Dulces, este se perfila como un paraíso para los niños, por las muchas golosinas que allí se pueden saborear. {{Ubicación de La Merced, Barrio Mágico Turístico}}

Cuajimalpa, Barrio Mágico Turístico

En Cuajimalpa, localizada en la parte oeste de la Ciudad de México, aún se respira un ambiente limpio y de gran frescura, a diferencia del resto de la capital mexicana. Transitar por sus calles en declive, que igual suben trabajosamente, que descienden de manera abrupta, es una manera de percibir su caprichosa topografía. El acelerado ritmo cotidiano que tienen los moradores de este Barrio Mágico, contrasta de notable manera con el que se tenía en este mismo lugar hace cincuenta años. El nombre original que tenía este sitio era Cuauhximalpan, lo cual en náhuatl significa “sobre las astillas de madera”. Esta denominación probablemente se relacionaba con el modo en el que se ganaban la vida sus habitantes, quienes eran talladores de madera y leñadores.  La antigua Cuajimalpa estuvo integrada al señorío de tepaneca  de Azcapotzalco hasta el año de 1437, cuando fue sometida bajo el poder mexica. Posteriormente, los conquistadores españoles la bautizaron como San Pedro Cuahximalpan y durante el periodo virreinal, los moradores de la zona prosiguieron con sus labores carpinteriles y también en la extracción de carbón. No obstante, también se ocuparon de la ganadería y de la agricultura. Para el siglo XVII, los frailes carmelitas edificaron allí un gran convento, al cual denominaron como el Santo Desierto de Nuestra Señora del Carmen de los Montes de la Santa Fe. Qué visitar en el Barrio de Cuajimalpa Para comenzar, es recomendable dar un paseo por la vía pública más antigua de Cuajimalpa, la Avenida Juarez. Esta nos conduce desde la carretera carretera México-Toluca, hasta el centro de Cuajimalpa. En la esquina que forma la Avenida Juarez con la calle de Coahuila, los visitantes podrán observar algunas hermosas casas típicas. Luego destaca el Jardín Hidalgo, la plaza principal de este barrio mágico. La impresión que se tiene al visitar este sitio, es de una gran frescura y mucha placidez. Tiene bancas para el descanso y dos bellas glorietas. Una de ellas ostenta un admirable quiosco, por el que revolotean cantarines pajarillos. En las cercanías de este jardín, se levantan viejas y señoriales casonas de techos inclinados. Frente al mismo parque, se localiza el Foro Pedro Infante, ídolo de la canción mexicana que filmara en Cuajimalpa la cinta Vuelven los García. No lejos de allí aparece la Parroquia de San Pedro Apóstol, con sus escasos árboles y su piso de cemento. La portada de este edificio sacro es de estilo neoclásico, y en ella destaca un friso formado por metopas y triglifos, es decir, elementos particulares de la arquitectura griega. También ponderable es el tezontle rojo que recubre la fachada del templo, el cual tiene dos torres de campanario. En el interior, recomendamos contemplar sobre los muros laterales, hermosas pinturas al oleo. También destacables son muchas representaciones de santos y vírgenes que aparecen a lo largo del crucero. Cómo llegar al Barrio de Cuajimalpa Para llegar al Barrio de Cuajimalpa y el bello Desierto de los Leones, se puede utilizar la Carretera federal y de cuota México-Toluca; la Prolongación Paseo de la Reforma; la Avenida Vasco de Quiroga y la autopista  Chanampa-La Venta. También es recomendable utilizar las rutas 4,5, 76 y 80 del RTP. Información relevante acerca del Barrio de Cuajimalpa En Cuajimalpa se ubica el famoso Desierto de los Leones, una región boscosa que además de proporcionar oxígeno a la Ciudad de México, se proyecta como un ámbito ideal para diversas actividades ecoturísticas. Allí se levanta un admirable Ex Convento Carmelita, el cual en nuestros días sirve como Museo Bicentenario, en donde se muestran fotografías de la Cuajimalpa Antigua y una maqueta de este ex complejo sacro. Actividades a realizar en el Barrio de Cuajimalpa También dentro del convento se encuentra el Museo Zapata, el cual recomendamos visitar. Está ambientado como si fuera un cuartel y allí se exhiben fotografías del Caudillo del Sur, complementadas con las frases más famosas de su autoría. Otras áreas de este museo nos dejan ver la réplica de un campamento de los zapatistas, un tianguis de los días revolucionaros, y una colección de rifles tipo máuser. Tras volver a la carretera, aconsejamos hacer una escala en el kilómetro 23.5, justo en donde se expenden deliciosas fresas con crema, en un local con más de 40 años de tradición. {{Ubicación de Cuajimalpa, Barrio Mágico Turístico}}

Mixquic, Barrio Mágico Turístico

Mixquic se encuentra en la delegación Tláhuac, justo en la zona sureste del Distrito Federal. Desde Mixquic al Centro Histórico se hace de camino unos 43 minutos. Mixquic es uno de los llamados siete pueblos originarios de Tláhuac, mismos que aún preservan varias de sus características tradicionales y detalles rurales. Los pueblos en cuestión, además de Mixquic, son: San Juan Ixtayopan, San Nicolás Tetelco, Santa Catarina Yecahuizotl, Santiago Zapotitlán, San Pedro Tláhuac y San Francisco Tlaltenco. El significado del nombre Mixquic es “en el mezquite o en el mezquital” y hace referencia a un árbol que produce cierta variedad de goma. Los orígenes de Mixquic, se remontan al año 1168. En aquellos tiempos prehispánicos, esta comunidad era una isla que estaba rodeada por las aguas de Chalco. La actividad principal de los habitantes del lugar era el cultivo de hortalizas utilizando para ello chinampas. En la actualidad Mixquic es uno de los pueblos originarios que mejor ha sabido conservar sus tradiciones y ritmos de vida, aún a pesar del tiempo y las transformaciones en su entorno. De lo mejor que tiene para ofrecer este Barrio Mágico, destaca su cultura, sus áreas verdes, sus típicas chinampas y sus vestigios prehispánicos. En los últimos días de octubre y los primeros de Noviembre, Mixquic es visitado por miles de personas, las cuales buscan compartir el ambiente místico y mágico del famoso Día de Muertos. Esta celebración tiene lugar los días 1 y 2 de noviembre y las actividades que se desarrollan en Mixquic por este motivo, son de las más relevantes en todo el país. Qué visitar en Mixquic Localizado a una hora solamente de Xochimilco, otro sitio de gran proyección turística, el Día de Muertos se celebra en San Andres Mixquic de una manera, en donde se mezcla el culto prehispánico a la muerte con distintas tradiciones propias del catolicismo. El día de muertos en San Andres Mixquic se vive con diversas actividades culturales como ofrendas, visitas guiadas, exposiciones, muestras gastronómicas, dancísticas, conciertos musicales y representaciones teatrales. Uno de los lugares que nadie debe dejar de disfrutar cuando se visite el Barrio de Mixquic es el Templo y Convento de San Andrés, el cual fue construido en el año 1537 por los religiosos franciscanos. Este complejo conventual fue construido encima de lo que fuera un teocalli prehispánico. No obstante, en cierto momento la iglesia se vino abajo y solo quedó en pie la torre del campanario. Cerca del año 1600 fue objeto de una reconstrucción que la dejó como ahora se le puede visitar, si bien ahora está separada del templo más antiguo. La celebración patronal de San Andres tiene lugar el 30 de noviembre. Cómo llegar al Barrio de Mixquic Las vías de acceso a Mixquic son la Avenida Periférico Sur, Avenida Tláhuac, Avenida Taxqueña, Autopista México-Puebla y el Eje 10 Santa Martha Mixquic. Para el caso del transporte público disponible para llegar a Mixcquic, tenemos al Metro Taxqueña, y después abordar un camión RTP 149, para así arribar a este Barrio Mágico. Información relevante acerca del Barrio de Mixquic Otras fiestas y eventos relevantes que se celebran en Mixquic son el Jubileo, el cual se realiza del 4 al 6 de marzo, la Feria de la Nieve, a lo largo de la Semana Santa y el mencionado Día de Muertos, sin duda lo más conocido de este interesante lugar. Actividades a realizar en el Barrio de Mixquic Recomendamos conocer el sitio arqueológico que hay en San Andrés Mixquic, el cual se localiza justo en el Patio de la Casa Cultural de la Parroquia de San Andrés. Esta última se levanta en el centro de la comunidad. En el sitio prehispánico de Mixquic sobresalen piezas como una representación de Mixquixtli antigua deidad de la muerte y de la vida, así como también un tradicional Chac-Mool, el mensajero de las deidades mesoamericanas, la cual se observa flanqueada por un par de aros del juego de pelota. También es aconsejable efectuar paseos por los canales de la zona de chinampería, o almuerzos campestres, ya que existe en la zona una isleta especial que cuenta con instalaciones adecuadas pata la convivencia familiar. En general los barrios todos que integran Mixquic son recomendables de conocer: San Miguel, San Ignacio, Santa Cruz, San Bartolomé, Los Reyes y San Agustín. {{Ubicación de Mixquic, Barrio Mágico Turístico}}

Mixcoac, Barrio Mágico Turístico

Es tiempo de comentar acerca de uno de los barrios más pintorescos y con más referencias históricas de valía en la Ciudad de México. Se trata del Barrio de Mixcoac. Sus orígenes se pueden comprender de la siguiente manera: una vez acontecida la conquista, en este sitio se construyeron abundantes haciendas y ranchos, entre los cuales destacó la Hacienda de Mixcoac. De hecho, su casco aún se mantiene en pie. En el siglo XIX, debido a su proximidad con la capital del país, en este sitio se construyeron varias residencias campestres para el descanso veraniego. Varias de estas antiguas casonas, aún se conservan. Con el crecimiento de la Ciudad de México, esta área fue incorporada al espacio metropolitano, y las haciendas y ranchos de la región fueron fraccionados paulatinamente. En la segunda mitad del siglo XX, en la zona de Mixcoac, fueron proyectados varios ejes viales y fueron ensanchadas diferentes avenidas. Además, se construyeron numerosos edificios de apartamentos, así como también, grandes unidades habitacionales, lo cual, poco a poco la fue transformando en una de las áreas más pobladas de la Ciudad de México. Sin embargo, aún con ello, el barrio de Mixcoac no perdió su identidad y aun preserva una buena parte de sus edificaciones originales, si bien han sido objeto de varias adecuaciones, por el paso del tiempo y de acuerdo a las necesidades de uso del suelo que se han tenido. Qué visitar en el Barrio de Mixcoac Uno de los sitios que no debe perderse cuando se visite este mágico barrio, es la Glorieta de Goya. En el centro de esta última aparece un monumento en honor de Álvaro Obregón, mismo que fuera inaugurado en 1929. A continuación recomendaremos el Antiguo Obraje de Mixcoac, Universidad Panamericana. Es una antigua construcción en donde se tejían telas de seda, las cuales estaban destinadas al uso por parte de importantes personajes de México, en el siglo XVIII. En nuestros días tal inmueble forma parte de la Universidad Panamericana. Igual de interesante es el Centro Cultural Juan Rulfo. Es un edificio construido en los tiempos de Porfirio Díaz y en sus orígenes estivo ocupado por las autoridades municipales de Mixcoac. Hoy en día, en este lugar se efectúan variadas actividades de corte cultural. Además, allí se puede contemplar el mural “Nuestras Raíces Culturales” de Francisco Eppens, una obra de arte admirable por completo. Otros atractivos de Mixcoac son el Callejón del Diablo, la Casa de la Campana y la Plaza Jauregui. Cómo llegar al Barrio de Mixcoac Para llegar al Barrio de Mixcoac se pueden utilizar las siguientes vialidades: Avenida Insurgentes Sur, Avenida Revolución y Avenida Patrotismo, además del Eje 6 y 7 Sur. En el caso del transporte público, recomendamos utilizar la línea 7 del metro y la línea 1 del metrobús. Información acerca del Barrio de Mixcoac Dos de las celebraciones tradicionales más significativas del Barrio de Mixcoac, son la Fiesta de Santo Domingo el día 8 de agosto y el Día de la Virgen de Guadalupe, el día 12 de diciembre. Amas festividades son de gran convocatoria, no solo para el caso de los habitantes de Mixcoac sino también en el caso de las áreas aledañas. Actividades a realizar en el Barrio de Mixcoac Recomendamos explorar la hermosa Parroquia y Exconvento de Santo Domingo de Guzmán. El templo de este complejo novohispano data de 1648, en tanto que el claustro conventual es de 1595. Estas construcciones sacras del Barrio de Mixcoac son el escenario habitual de celebraciones y bodas de los habitantes de este encantador barrio de la Ciudad de México. Indispensable es visitar la Casa de José Joaquín Fernández de Lizardi, el célebre autor de “El Periquillo Sarniento”. Precisamente en esta antigua vivienda, el autor en cuestión escribió su obra maestra. En esta zona de Mixcoac pueden hallarse numerosas bancas para descansar y gozar del grato ambiente. Otros atractivos que aconsejamos visitar en el marco de un paseo por el Barrio Mágico de Mixcoac son: la Plaza Gómez Farías, el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, la Parroquia de San Juan Evangelista y Santa María de Guadalupe, además de el Parque Hundido, Luis G. Urbina. Todos estos sitios se pueden gozar en el mágico barrio de Mixcoac. {{Ubicación de Mixcoac, Barrio Mágico Turístico}}

Xochimilco, Barrio Mágico Turístico

Xochimilco, es un nombre derivado del náhuatl, que significa “Lugar de la sementera florida”. Es una de las áreas de la capital mexicana en donde se puede contemplar el pasado lacustre que definió alguna vez a la totalidad del Valle de México. Además, Xochimilco se encuentra inmerso en un ambiente de tradiciones y costumbres ancestrales, por las cuales a sido calificado como Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad, por parte de la UNESCO. La historia de Xochimilco, en sus orígenes, nos conduce a eras muy tempranas del México Antiguo, cuando el área de Xochimilco estaba poblada por etnias pertenecientes a las villas de Copilco y de Cuicuilco. Luego, con la llegada de la tribu xochimilca al territorio ribereño de los lagos que cubrían el sur del Valle de México, fueron apareciendo aldeas pequeñas y pueblos, algunos de los cuales han perdurado hasta nuestros días.Ejemplos de estas últimas comunidades son Mixquic, Culhuacán y Tlahuac. En los tiempos virreinales, Xochimilco, gozó de algunos privilegios por parte de la Corona Española y el apoyo de algunos de los conquistadores españoles de mayor relevancia. Por otro lado, la cultura indígena del lugar se fusionó con las doctrinas católicas, dando lugar a importantes sincretismos religiosos, que hasta la fecha pueden identificarse. Como ejemplo de lo anterior basta pensar en la festividad del Niñopa, una imagen del niño Jesús que es llevado por las casas del barrio, a solicitud de los dueños de esta misma, y cuya autorización demora incluso décadas. Qué visitar en el Barrio de Xochimilco Recomendamos conocer algunas de las edificaciones más representativas de este barrio capitalino, como es el caso del Convento de San Bernardino, espléndida construcción del siglo XVI, que se define por su sencillez y al mismo tiempo, una proyección monumental. El Convento de San Bernardino cuenta con un gran atrio o parque frontal, un elemento tradicional en los edificios sacros de los tiempos novohispanos. Otras capillas de Xochimilco, dignas de visitar son la de San Cristobal, la del Rosario y la de Santa María. En el centro del Xochimilco, también se pueden hallar sitios tan pintorescos como el Parque Morelos y el mercado local. En las cercanías de este lugar se ubica el célebre mercado de flores y plantas, un sitio colorido, en donde los campesinos de la región, comercializan flores de las especies más bellas y exóticas. Por tal motivo, muchos habitantes de la capital acuden a este tradicional mercado para conseguir las más variadas plantas para adornar sus jardines. Cómo llegar al Barrio de Xochimilco Para llegar al Barrio de Xochimilco, se pueden utilizar las siguientes vías: la Carretera Xochimilco-Tulyehualco, la Calzada México-Xochimilco y Periférico Sur. En lo que se refiere al transporte público, se puede tomar la línea 2 del metro hasta la estación taxqueña y luego continuar a través del tren ligero. Información relevante acerca del Barrio de Xochimilco Con el transcurrir del tiempo, el enorme lago que cubría todo el Valle de México, fue desapareciendo, derivado de cierta iniciativa del gobierno para disminuir el riesgo de inundaciones y también, hay que decirlo, por una carencia de voluntad para la protección del medio ambiente. De este modo, los vapores, balsas y trajineras que en otros tiempos salieran desde Xochimilco, con destino al centro histórico de la Ciudad de México, fueron viendo obstaculizada cada vez más su navegación, hasta transformarse en nuestros días, en un motivo de evocación en otros tiempos, pero también en una vía de transporte para los habitantes de la región y el turismo, a través de los lagos y canales de la zona. Actividades a realizar en el barrio de Xochimilco Un buen consejo para quien visita Xochimilco, es visitarlo cuando se realizan las principales fiestas del barrio. Una de ellas es la mencionada Fiesta del Niñopan, la cual se realiza cada día 2 de febrero. Además de poseer una enorme valía tradicional y cultural, la Fiesta del Niñopan, es un motivo de integración entre los habitantes de este mágico barrio de la capital. Otra interesante festividad local es la de la Flor más Bella del Ejido, en el marco de la cual se reconoce la belleza de las mujeres de la zona y se desarrollan otras actividades culturales. {{Ubicación de Xochimilco, Barrio Mágico Turístico}}